domingo, 8 de mayo de 2016

LAS ALERGIAS NO EXISTEN 2º

DE LAS ENSEÑANZAS DEL DR. SALOMON SELLAM.-

¿Por qué tal persona desarrolla esta precisa enfermedad y no una distinta?
¿Qué significado tiene el síntoma alérgico y cuál es su sentido?
¿Por qué un simple y común alérgeno puede provocar tales fuegos de artificio con todos sus disparos de estornudos, tos, ataques de picores o de dolor, shock o incluso muertes bruscas?
¿Por qué el sistema inmunitario normalmente tan discreto, encuentra más apropiado llamar la atención de esta manera? ¿No querrá de este modo prevenirnos de algún peligro?

LA CRISIS ALÉRGICA SIGNIFICA: ¡CUIDADO PELIGRO, HAY RIESGO EN LA MORADA!
Todo ocurre como si estas sustancias, en principio no tóxicas para el cuerpo humano, fueran percibidas como peligrosas. Le sigue una reacción de defensa completamente fuera de lugar. Nuestro cuerpo no tiene, a priori, por qué defenderse habitualmente del polen, una sustancia considerada entra las más naturales y que simboliza el renacimiento (la primavera), la reproducción (la sexualidad), y también la vida.
El fenómeno alérgico consiste ante todo en una defensa, ciertamente desplazada, pero que protege la integridad del individuo adaptando su organismo a la realidad de la vida diaria. Pero ¿por qué el individuo se protege de esa manera?
Se protege de esa manera excesiva y desmedida porque ha perdido el sentimiento natural de seguridad en el mundo que lo rodea. El polen, el polvo, los alimentos... son parte integrante de nuestro entorno. Nos volvemos alérgicos cuando percibimos como hostil algo que debería sernos familiar. La alergia está a menudo basada en un miedo, una inquietud, un recelo o un temor (todos insconscientes), que no tienen ninguna relación directa con el alérgeno.


Desde el punto de vista puramente psicológico, esta manifestación estaría vinculada con lo que Freud clasificó como represión, transferencia asociada al desplazamiento y al mecanismo de proyección.
La represión representa uno de los mecanismos de defensa más utilizados: un acontecimiento desestabilizador que sigue sin haber sido asimilado psíquicamente puede ser una fuente de sufrimiento moral, y por ello se ha ocultado por completo a la memoria. Se acomoda entonces en las profundidades del inconsciente con el fin de no sacudir la conciencia en caso de presentarse nuevamente.
Vamos a focalizar nuestra atención consciente sobre otro objeto, bastante anodino-el alérgeno- para no perturbar nuestra conciencia con sentimientos originales de inestabilidad, de inquietud o de miedo.
El mecanismo de proyección nos permite así refererirnos a un verdadero culpable, a un auténtico cabeza de turco: el alérgeno. De ésta forma nuestra conciencia se tranquiliza.
En resumen: el síntoma alérgico es la señal de una vivencia emocional (fuente de desestabilización), que se ha vuelto inconsciente por un proceso de represión y ha sido reemplazada por proyección sobre un elemento periférico, anteriormente neutro y anódino: el alérgeno.
La versión psicosomática va todavía un poco más lejos cuando describe los mecanismos psico-cerebro-orgánicos íntimamente vinculados a este fenómeno. Por eso es que en el próximo artículo veremos que es un psico-choque emocional desestabilizador y qué tienen que ver con nuestra vida cotidiana.


domingo, 10 de abril de 2016

LAS ALERGIAS NO EXISTEN 1º


DE LAS ENSEÑANZAS DEL DOCTOR SALOMON SELLAM.-

La clínica psicosomática ofrece una nueva visión de la enfermedad y de los trastornos del comportamiento. El término psicosomática significa simplemente la existencia de relaciones posibles entre nuestra psiquis y nuestro cuerpo, y estas relaciones podrían ser el origen de una enfermedad. En ningún caso la palabra psicosomática hace referencia a un desorden psíquico, ni tampoco a una deficiencia mental o locura.
"La paradoja alérgica":
 Se produce el primer contacto y la entrada en el organismo de un cuerpo extraño normalmente inofensivo, el alérgeno. Por otra parte, nuestro sistema inmunitario de defensa interviene rápidamente para trabajar sin descanso y con discreción tratando de identificarlo y eliminarlo. Es la fase muda de sensibilización o identificación del agresor.

El sistema inmunitario de defensa puede compararse a un ejercito secreto donde todas las órdenes se dan en voz baja y a oscuras, para no perturbar la paz y la seguridad de nuestro día a día. Durante esta fase de sensibilización, las órdenes inmunitarias responden al siguiente imperativo: visto y no visto.
Más tarde aparece en escena el ataque de alergia. En cuanto aparece el alérgeno, la totalidad del discreto sistema subterráneo de defensa invade el escenario como si fuese más urgente y biológicamente mucho más rentable, interpretar el espectáculo a la vista de todos. En primer plano se instalan los linfocitos y los macrófagos inspirados y ayudados por los plasmocitos y los basófilos , esparciendo por doquier su artillería pesada frente a un público asombrado y sorprendido ante tal demostración de fuerza. Los espectadores admiran por fin las espirales de las inmunoglobulinas paralizantes y petrifcantes de tipo E y los géiseres de histamina que se derraman sobre el escenario, ahogando los últimos edemas. Aquí las órdenes inmunitarias comunican el siguiente imperativo: esto tiene que verse, oírse y olerse. Es una especie de escándalo inmunopolítico revelado y desplegado a pleno día, en la plaza pública. Es la fase de hipersensibilidad alérgica o fase de detención y neutralización del agresor.


En la tranquilidad de la vida diaria, de golpe, sin previo aviso, un verdadero fuego de artificio se desencadena por medio de un pequeñísimo granito de polen, de una sola molécula de café, de un pequeño bocadito de pan, de algunos nanogramos de metal barato, de algunos átomos de agua, de un rayito de sol, de un pelo de gato, de perro, de caballo o de camello, de una centésima parte de salmón noruego, de una milésima parte de gamba del Atlántico o cangrejo, de una millonésima parte de fresa, de una pequeña bocanada de humo, de una sola partícula de perfume, de un ácaro minúsculo o de un mordisquito de chistorra.
¿PERO PORQUÉ TODO ESO?

domingo, 13 de marzo de 2016

QUE ES LA TERAPIA FLORAL

QUÉ ES LA TERAPIA FLORAL

Es un método de terapia holística creado por el doctor Bach, se basa en la utilización de 38 remedios naturales derivados de las flores y del agua de manantial.
El doctor Edward Bach fue un médico británico muy conocido en los campos de la patología, la inmunología y la bacteriología. Sus descubrimientos en esas áreas de la medicina fueron pioneros y sus innovadoras vacunas bacterianas han encontrado un lugar permanente en la medicina homeopática bajo el nombre de nosodes de Bach.
  


Cada flor actúa como una sutil vibración energética que disuelve y equilibra los estados negativos que nos bloquean.
Edward Bach sostenía que el estado de ánimo negativo es una de las mayores causas de malestar en las personas, cosa que en la actualidad la mayoría de los médicos conocen y admiten el origen psicosomático de muchas enfermedades. Para él la enfermedad no era sólo una disfunción de la máquina humana, sino el efecto de una falta de armonía entre el cuerpo y el alma. Los síntomas de una enfermedad eran la expresión externa, la manifestación corporal de estados emocionales negativos.
Su postulado era "trata a la persona, no a la enfermedad" porque asumía que las causas de la enfermedad eran los estados emocionales negativos como la pena, el temor, la insatisfacción, la impaciencia, la tristeza...

domingo, 14 de febrero de 2016

TIPS PARA TENER UN BUEN DÍA

1. Levántate temprano. Levantarnos temprano para que nos de tiempo a hacer todo lo que tengamos pendiente, sin prisas, nos permite librarnos de la sensación de estrés desde primera hora de la mañana. Este hecho, día a día, nos libera de tensión y ansiedad y nos permite afrontar los días con más seguridad, optimismo y motivación.

2. Escucha tu canción favorita. Escuchar nuestra música favorita nada más levantarnos, cuanto más fuerte mejor (utilizando el Ipod, mp3, mp4 o lo que tengamos a mano si no podemos hacer ruido) literalmente nos carga las pilas y nos sube la moral. Esto es una buena inyección de motivación para el cuerpo.

3. Desayuna. Un buen desayuno nos ayuda rendir mejor tanto física como mentalmente.

4. ¡Hazlo! Cuanto antes mejor. Todo lo que tengas que hacer en la mañana, en el rato antes de irte a trabajar o cuando tu horario te lo permita, hazlo, cuanto antes mejor. Sin pensar demasiado en las ganas que tengamos, lo mejor es hacer las tareas pendientes una detrás de otra sin dudarlo mucho. Así cuando terminemos tendremos la autoestima por las nubes, al haber sido capaz de hacerlo todo; tendremos más tiempo libre y sobre todo paz mental, al no sentirnos culpable de ocupar nuestro tiempo en otras cosas teniendo algo pendiente...

5. Haz una lista de las cosas pendientes para el día siguiente. Si llevamos a cabo este hábito, no tendremos mucho tiempo de echarnos atrás a la hora de hacer algo pendiente, ya que solo hay que leer y actuar.

6. Haz algo de ejercicio. En la medida de lo posible, busca tiempo y ve a andar por lo menos 2 veces en semana. Para los que tengan muy pero que muy poco tiempo, con media hora basta.

7. Acuéstate temprano. Si queremos levantarnos temprano y tener motivación para ello, nuestra mente necesita la seguridad de que va a tener un óptimo descanso. Para ello, acuéstate temprano, si siempre te acuestas tarde, fíjate una hora para irte a la cama y hazlo. Si tienes problemas para llevar esto a cabo, intenta irte a la cama un cuarto de hora antes de lo habitual cada día, así hasta que te acostumbres a acostarte a la hora que necesites.


domingo, 10 de enero de 2016

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...